Mi primera cita antes de la entrevista era a las 10 de la mañana en el Centro de Atención al Solicitante (CAS) en Bogotá. Había algunos espacios disponibles a horas más tempranas pero preferí el de las 10 de la mañana para poder tomarme un poco más de tiempo para organizarme en la mañana. Recuerdo, además, que el día antes de la entrevista me demoré un poco más de lo usual en conciliar el sueño, seguramente por los nervios y por constantemente imaginarme cómo iba a ser el día de la entrevista.

La recomendación por parte de las embajadas es, por lo general, estar 15 minutos antes de la hora programada en el lugar. Las calles de Bogotá suelen estar inundadas de tráfico a esas horas de la mañana, por lo cual decidí salir para la entrevista con un buen par de horas de anticipación, solo por si acaso se me presentaba algún inconveniente en la vía, lo cual no es tan inusual.

Por fortuna no hubo ningún tipo de inconvenientes en el camino, pero llegué con bastante anticipación al CAS, alrededor de las 9:20 a.m. Recordé que otra de las recomendaciones eran no llegar con demasiada anticipación, si no a la hora sugerida, es decir, 15 minutos antes. Decidí encontrar algún lugar en el cual me vendieran un café o algo parecido, para esperar. A tan solo un par de cuadras del CAS había un lugar, entonces decidí esperar ahí.

Decidí pagar el café y abandonar el establecimiento alrededor de las 9:40, teniendo en cuenta que la caminata hasta el CAS demoraba alrededor de unos cinco minutos. Llegué a los quince minutos antes.

Hay algunas reglas que debes cumplir antes de que te permitan el acceso al lugar. Yo, por ejemplo, llevaba una botella con agua y antes de ingresar los guardias me pidieron que tomara un poco antes de ingresar. Cuando tomé, me dijeron que la podía ingresar. ¿Supongo que tal vez querían evitar que fuera ácido para atacar a uno de los oficiales de la embajada si me negaban la visa? Con tantos enemigos en el mundo, pues no está demás descartar cualquier amenaza, ¿cierto? Ya antes han ocurrido ataques a embajadas y estadounidenses.

En todo caso, puedes llevar una cartera o maletín del tamaño que quieras. Sin embargo, no está permitido que lleves ningún dispositivo electrónico o que funcione con baterías (teléfono celular, cámara digital o de cualquier tipo, tableta, CDs, etc). Tampoco puedes llevar un encendedor ni ningún elemento que genere fuego, ni están permitidos objetos corto punzantes tales como navajas multiuso. No puedes llevar marcadores ni crayones ni ningún dispositivo que tenga un botón de encender y apagar. No está permitido que lleves alimentos ni bebidas, incluyendo goma de mascar. Yo, como ya les comenté, había olvidado esta regla. Por supuesto, no puedes llevar ningún tipo de arma.

Es importante que tengas en cuenta que a los solicitantes que lleven alguno de los elementos prohibidos se les negará la entrada y además su recibo quedará congelado, lo cual no permitirá que solicites otra cita en por lo menos 30 días. Así que mejor sigue las instrucciones al pie de la letra, yo fui afortunado con mi cuestión del agua, pero puede que a ti te toque un guardia más estricto. Una vez pases ese filtro de seguridad, entonces podrás ingresar al edificio principal.

Había un letrero que decía que ya estaban aceptando a las personas que habían sido citadas para las 10 de la mañana. Seguí por el camino indicado y llegué al destino. Había una larga fila y algunos empleados del CAS hacían preguntas a las personas que estaban haciendo la fila. Los oficiales del CAS que atendían esa primera entrevista, se encontraban detrás de una ventana de protección, en los bordes del gran salón. Conté alrededor de unos 20 oficiales que atendían entrevistas, pero puedo estar equivocado. La fila no demoró mucho tiempo, alrededor de unos 15 o 20 minutos. Cuando estás ya casi por llegar al punto que hablas con un oficial, uno de los empleados están cerca de la fila te pregunta si ya has viajado a los Estados Unidos. Recuerdo que a la persona de al lado le preguntó que si había viajado a EEUU y esa persona respondió que sí.

Entonces el representante le preguntó que con cuál visa había entrado al país y la persona respondió que con una visa por un solo ingreso. El representante afirmó que entonces esa visa ya estaba vencida, a lo que la persona dijo que sí. Le preguntó también que si había traído esa visa antigua, pero la persona respondió que no porque había extraviado ese pasaporte. El representante dijo que no había problema, teniendo en cuenta que se trataba de una visa vencida. Como era primera vez que yo sacaba mi visa, el representante solo se limitó a verificar que había llevado todos los documentos requeridos.

Pasé entonces a la primera entrevista con un oficial. Este me solicitó mi pasaporte y me hizo algunas preguntas básicas como mi fecha de nacimiento, el motivo de mi viaje, las fechas estipuladas para el viaje, si tenía familiares viviendo en los Estados Unidos, cuánto dinero ganaba, en qué trabajaba y si tenía un itinerario de viaje planeado, entre otros. Fueron varias preguntas, pero respondí todo con seguridad y no hubo ningún tipo de inconveniente.

Entonces el oficial me solicitó que pusiera 4 dedos en un dispositivo que escanea tus datos biométricos, en este caso mis huellas dactilares. Después tuve que poner ambos dedos pulgares en el mismo dispositivo. Recuerdo que el miembro de la embajada me solicitó repetir la muestra una vez, y me pidió que ejerciera menos presión en el dispositivo. Entonces analizó su pantalla y me dijo que ya estaba listo para mi siguiente entrevista en la embajada.

Reitero que solo hay que llegar 15 minutos antes de la cita. No hay ningún tipo de beneficios para las personas que lleguen antes y de hecho recomiendan no hacerlo para evitar la aglomeración de personas. En caso de que te digan que tu fotografía no cumple con los requerimientos, la buena noticia es que puedes ir a un lugar en donde te las puedes tomar que queda muy cerca.

Son dos citas las que hay que pedir, una en el CAS, para tomar tus datos biométricos y la entrevista que sí se lleva a cabo en la embajada. En la embajada también tienes que pasar por un proceso de seguridad y hacer una fila que el día de mi entrevista estaba muy llena. Cuando llegas al final de la fila un oficial de la embajada te pide el pasaporte y te vuelve a hacer algunas preguntas básicas acerca de tu viaje. Recuerdo especialmente que este oficial me preguntó por mi itinerario de viajes. Específicamente si iba a estar en una sola ciudad o en varias.

Le dije que en varias y también en cuáles. Cuando le dije que iba a pasar por Boston, sonrió. La entrevista la llevas a cabo de pie y el oficial de la embajada está tras un vidrio de protección. Hay personas detrás de ti esperando en la fila, a un par de metros de distancia, creo que incluso pueden escuchar lo que dices. Que felicidad cuando el oficial, que se notaba que era estadounidense por su nivel de español, me dijo: tu visa ha sido aprobada. Y se quedó con mi pasaporte. Salí de la embajada con una gran sonrisa plantada en mi cara.

Estas son entonces mis recomendaciones para que pases tu entrevista:

  • Prepárate bien y aunque tengas un poco de ayuda de tus familiares o amigos, trata de llevar a cabo el proceso por ti mismo. Lo anterior es especialmente cierto en el momento en el que rellenas el formulario DS-160, teniendo en cuenta que habrá preguntas ahí que solo tú puedes contestar.
  • Ve con seguridad. Recuerda siempre que tu intención es ser un turista en los Estados Unidos y ese país, tanto como cualquier otro, está feliz de recibir turistas. Lo que sucede que las distintas amenazas y fenómenos sociales como la inmigración ilegal con las que se enfrenta el país lo obliga a tomar medidas de precaución. Lo primordial es que sepas que no tienes ninguna intención de llevar a cabo actividades ilegales en los Estados Unidos y seguramente todo irá muy bien.
  • Revisa tu historial de viaje. Aunque la embajada no pida esto como tal ni afirme que tu historial de viaje es importante para tu aplicación, yo pienso que esto sí ayuda. Si ya has viajado a otros países antes y no has roto ninguna ley entonces esto prueba que sí eres un turista con la intención de volver a tu país de origen.
  • Responde de manera honesta. Ten en cuenta que los empleados de la embajada y los cónsules están entrenados para detectar mentiras. Si te atrapan diciendo mentiras es muy probable que te nieguen la visa, tal vez de por vida. Así que mejor no te arriesgues.
  • Viste de manera apropiada, con ropa cómoda.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Por qué nuestros clientes nos quieren

  • Soporte en Español y en inglés, en vivo 24/7
  • Preparación completa antes de su entrevista (incluyendo una simulación de la entrevista)
  • Codificación segura de sus datos al someter su aplicación y hacer su pago.
  • Opinión de immigration attorneys
  • Servicios de traducción
  • Proceso fácil de entender, paso a paso
  • 98.7 % de visas aprobadas